The News
Saturday 13 of April 2024

5 destinos increíbles y poco conocidos para viajar en pareja por México


Pixabay,Pixabay
Pixabay,Pixabay
Sucede muy frecuentemente que vacacionar y conocer el país se reduce a visitar Cancún, Teotihuacán, Acapulco, el Zócalo de la Ciudad de México, u otros puntos muy populares de México.

Por fortuna, este territorio tiene una increíble abundancia de puntos citadinos y parajes naturales extraordinarios que nunca dejan de sorprender. 

Esto es mejor aún cuando se decide viajar en pareja para salir de la rutina y refrescar ese lazo que tiende a deteriorarse por no poner un poco de improvisación en el día a día. 

Entonces, el remedio para cualquier aburrida cotidianidad es viajar, y México ofrece una gran variedad de destinos, de los cuales se abordan a continuación algunos de los menos conocidos, pero igualmente increíbles, a fin de crear nuevas y hermosas experiencias de pareja.

Real del Monte, Hidalgo

Existen muchas maneras de vivir nuevas experiencias gracias al internet, el cual sirve como una ventana al mundo que permite conocer otros lugares y culturas, además de facilitar el contacto con personas afines a los gustos y particularidades de cada uno, como en el caso de sitios como JOYclub, sin embargo, viajar ofrece otras perspectivas de la vida, ¡y también es divertido! Y qué mejor que empezar en Real del Monte. 

Se trata de un Pueblo Mágico imperdible que se encuentra a pocos minutos de Hidalgo y que está lleno de historia y cultura. El lugar es famoso por sus antecedentes mineros, explotado principalmente por la corona española, y a donde más tarde llegaron los ingleses, quienes trajeron a la región los típicos y tradiciones pastes, así como tecnología minera de primera. 

Mucha de la arquitectura del Pueblo Mágico se debe a estas herencias extranjeras. Además, como dato curioso, el primer juego de fútbol soccer en México se realizó aquí mismo, fruto de dichas herencias. 

Isla Holbox, Yucatán

Si de destinos para encontrar paz y serenidad se trata, Holbox es el lugar ideal, y no solo para reconectar profundamente en pareja, sino para desconectarse del caos cotidiano y purificar los sentidos con una experiencia relajante e íntimamente conectada con la naturaleza.

Las arenas blancas y aguas turquesas de Holbox, sumado a un oleaje tranquilo y una actividad turística relajada en el ir y venir de la zona, han logrado que este destino sea cada vez más conocido, sin embargo, su popularidad no se compara aún con la de otros sitios vacacionales del país.

En Holbox se puede disfrutar de las increíbles aguas de la playa, de la exquisita gastronomía local, y sobre todo, de la naturaleza. Después de todo, cuenta con zonas protegidas y a la vez, con una gran variedad de aves, así como con espectáculos naturales de bioluminiscencia por las noches, e incluso excursiones para contemplar al imponente tiburón ballena. Sin duda, un destino paradisíaco para reavivar la llama del amor y reencontrarse.

Reserva Sian Ka’an, Quintana Roo

Este maravilloso destino es considerado como un caso de éxito de la conservación natural. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, es el sitio perfecto para las parejas amantes de la aventura, la cultura y la naturaleza en su estado más puro. 

En este paraíso terrestre se puede no solo contemplar la belleza de uno de los paisajes más exuberantes de México, sino que se pueden realizar diversas actividades en sus cristalinas playas, así como en canales y lagunas, como el snorkel, los paseos en kayak o en lancha.

Además, es un sitio perfecto para conocer más sobre la cultura Maya, quienes solían considerar el lugar como un sitio sagrado debido a su abundancia de recursos, flora y fauna. Gracias a tal entorno natural, es muy común que las parejas más aventureras realicen caminatas y tours con guías profesionales para ver delfines, cocodrilos, monos y un vasto etcétera.

Pixabay
Pixabay

Loreto, Baja California

Rodeado por la Sierra de la Giganta y el mar de Cortés, Loreto es otra de esas gemas escondidas en la república que vale la pena visitar al menos una vez en la vida. Sus características principales son tranquilidad y belleza; un entorno ideal para las parejas que buscan relajarse y descansar.

Como es habitual en este tipo de lugares, lo mejor es recorrerlo caminando con un guía experto para aprovechar todo el aporte histórico que la zona tiene por ofrecer. La comida poco procesada y, en muchos casos, cultivada por los propios chefs, es uno de sus mayores atractivos, así como la calidez de su gente y de sus paisajes. 

Aquí es recomendable además realizar un tour para avistar ballenas, probar una buena cerveza artesanal en alguno de sus comercios, además de visitar el malecón, la Misión San Francisco Javier de Viggé-Biaundó, o tomar un relajante masaje en un spa de la zona. 

Santa María del Oro, Nayarit

Tanto el pueblo como la laguna de esta región son puntos obligados para cualquier pareja amante de la naturaleza y la buena comida. En el pueblo, y en los restaurantes alrededor de la laguna, pueden disfrutarse deliciosos platillos como el chicharrón de pescado (considerado el mejor entre los mejores) y otros platillos fruto de una pesca fresca.

En el pueblo, puede disfrutarse de la gastronomía local y de sitios culturales como la parroquia del Señor de la Ascensión, pero lo mejor está en sus sitios naturales, como la visita a sus hermosas cascadas, o al sitio más popular de la zona: su laguna.

La laguna de Santa María del Oro alcanza temperaturas de hasta 25 grados centígrados, y sus aguas son saludables debido a los minerales que posee. Aquí, además de contemplar la vista y hacer senderismo alrededor de la zona, es posible nadar, hacer snorkel, bucear, e incluso realizar esquí acuático. 

Su popularidad apenas va en ascenso, por lo que es ideal para las parejas que desean visitar un sitio más íntimo, y pasar la noche en una romántica cabaña.

Lo que importa es la compañía

México tiene muchísimos destinos maravillosos por ofrecer, y resulta un placer cuando se descubren y disfrutan en pareja, por lo que solo bastará preparar maletas, planificar el destino y disponerse a vivir el amor y paisajes espectaculares poco conocidos que están listos para ser explorados.